Un “antes” y un “después” para los viajeros

Es un hecho que viajar dentro y fuera de España ha dado un giro desde el 2020 cuando se declaró al COVID-19 como Pandemia. No solo por las regulaciones en materia sanitaria impuestas por la OMS y sus correlativos en cada gobierno nacional, sino por la selección de los destinos que hacen los viajeros desde entonces.

Los cerrajeros también han tenido que reinventarse para poder seguir trabajando en medio de la Pandemia, sin embargo los viajeros no han perdido la chispa de seguir explorando el mundo. La Pandemia no los detiene, y es así como han impuesto nuevas tendencias en destinos pues tratan en alguna medida de minimizar los riesgos de contagio al exponerse en exteriores con mucha gente alrededor mientras se exponen al mismo riesgo pero en interiores con menor concurrencia.

Es curioso como los números en materia de Turismo en España se han visto poco afectados, al menos en cuanto a turismo externo se refiere, al punto de establecer una nueva marca en 2019 recibiendo un total de ochenta y tres millones de turistas, los cuales tienden a llegar en el período comprendido entre junio y septiembre.

Veamos qué nos depara este verano…

Cambios en el modelo turístico

España, como cada año en esta época, es uno de los destinos preferidos por los viajeros del mundo que buscan escapar del frío que asola sus países la mayor parte del año. Teniendo en cuenta la crisis que ha generado en materia turística para muchos países, existen un sinfín de preguntas que llegan a la mente… Pero, todas convergen en una sola: “¿Habrán sido capaces de innovar su modelo turístico y mejorar su oferta?”

Sabemos que su principal atractivo turístico en esta época es la playa, el sol; sin embargo el sector turístico se encuentra estancado. Quieren salir de ese paradigma, apuntando a un modelo sostenible y digitalizado, complementando con su rica gastronomía, cultura, y deportes. Hay que ofrecer a los turistas experiencias enriquecedoras en todo sentido; no basta con llevarles a las diferentes playas del norte y sur de España, no es suficiente con ofrecerles comer mariscos a la orilla de la playa, o paseos para hacer snorkel.

Puedes ofrecer un paseo por uno de los principales museos de Madrid, que pudiera parecer aburrido a primera visita, pero con la información necesaria puedes despertar el interés hasta del más reacio. Luego, disfrutar de unas tapas al aire libre en cualquier restaurant del centro de la ciudad; degustar sus delicatesses curadas es algo que no tiene precio. El jamón serrano, queso manchego, son de sus productos estrellas, pero degustar de estas delicias junto a un buen vino y con una buena rumba flamenca de fondo es algo que pudiera subir los ánimos y atraer más turistas.

Personalmente, he escuchado del sueño de muchos de visitar los estadios donde juegan sus clubes favoritos de La Liga; y hasta la fecha no he sabido de algún tour que incluya un breve recorrido por estas instalaciones. Aunque, hay algunos paquetes que ofrecen este recorrido pero son bastantes costosos lo cual reduce significativamente su accesibilidad para otros.

Ciertamente España es un destino fascinante, con muchísimo que ofrecer. Habían dependido por muchas décadas del sol y la playa como modelo turísticos, trayendo consigo importantes pérdidas; la Pandemia les ha dado un impulso al tener que reinventarse para modificar y adaptar su modelo turístico a los nuevos tiempos. Aún tienen mucho por hacer, sin duda, pero ya tienen el rumbo claro sobre lo que debe hacerse.

error: Content is protected !!